PARQUE NACIONAL ORDESA Y MONTE PERDIDO: Normativa.

Declaración Parque Nacional: 16 de agosto de 1918.

Reclasificación y ampliación: Ley 52/1982 de 13 de julio.

Legislación de la Comunidad de Aragón:

DECRETO 117/2005, de 24 de mayo, del Gobierno de Aragón, por el que se regula la organización y funcionamiento del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

LEY 8/2004, de 20 de diciembre, de Medidas Urgentes en Materia de Medio Ambiente.

Real Decreto 49/2015 de 8 de Abril de aprobación del PRUG. Plan Rector de Uso y Gestión.

Plan Rector de uso y Gestión (completo)

En líneas generales (extracto PRUG):

9.1. Se consideran actividades incompatibles con los fines del Parque Nacional.

9.1.1. Con carácter general. 

a) El aterrizaje en el Parque Nacional y el sobrevuelo del espacio aéreo situado sobre él de aeronaves o artefactos con o sin motor a menos de 3.000 m sobre la vertical del terreno. 

Así mismo, el aterrizaje en la Zona Periférica de Protección y el sobrevuelo del espacio aéreo situado sobre ella de aeronaves o artefactos con o sin motor a menos de 1.000 m sobre la vertical del terreno 

Se exceptúan los casos de emergencia, seguridad y salvamento y aquellos justificados por motivos de gestión del Parque Nacional o los autorizados para el mantenimiento y suministro de los refugios de montaña.

b) La construcción de carreteras, autopistas, autovías, pistas, senderos, vías ferratas, estaciones y pistas de esquí, funiculares, remontes mecánicos, teleféricos y líneas ferroviarias en el interior del Parque Nacional. 

Así mismo, la construcción de carreteras, autopistas, autovías, estaciones y pistas de esquí, funiculares, remontes mecánicos, teleféricos y líneas ferroviarias en la Zona Periférica de Protección. 

c) El vertido, almacenamiento, depósito, abandono, enterramiento o incineración de basuras, escombros y cualquier tipo de residuos, así como de sustancias tóxicas y peligrosas tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, excepto las escombreras que puedan autorizarse en las Zonas de Uso General 2 de ésta. Así mismo, el abandono, depósito o arrojado de papeles, botes, botellas, plásticos, colillas o desechos de cualquier tipo fuera de los lugares habilitados e indicados al efecto, tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

d) La introducción y liberación de sustancias químicas o biológicamente activas de cualquier tipo tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. Se exceptúan aquellas que sean precisas para el manejo y control de los recursos del Parque, así como el uso de productos fitosanitarios en los cultivos de las Zonas de Uso General 2de la Zona Periférica de Protección.

e) La construcción de edificaciones de nueva planta de cualquier tipo en el Parque Nacional, a excepción de las estructuras que de forma inevitable sean necesarias para garantizar la conservación del Parque o posean una utilidad pública o interés social. 

f) Entrar en el interior del Parque Nacional con armas de cualquier tipo, excepto las que lleven los agentes de la autoridad y los guardas, el personal del Gobierno de Aragón o las personas que explícitamente autorice éste en los casos de control de poblaciones. Se exceptúa el caso de los militares en prácticas excepcionalmente autorizadas. Así mismo y con las excepciones citadas, entrar en el interior del Parque Nacional con artes o medios que sirvan para atraer, perseguir, espantar, dañar, dar muerte o capturar animales. 

g) En el Parque Nacional, la circulación de cualquier tipo de vehículo fuera de las pistas y carreteras, salvo por motivos de gestión del Parque o de la seguridad de las personas. En particular, la circulación con motos de nieve, “quads” o similares, y el “mushing” (trineos tirados por perros) en todo el territorio del Parque Nacional, excepto por motivos de gestión o de seguridad de las personas. Excepcionalmente podrán autorizarse al tráfico rodado con fines agroganaderos los tramos del camino Cuello Arenas-La Estiva, y del camino de Cuello Gordo, en los tramos indicados en el apartado 9.2.1.1.g Así mismo, la ocupación de terrenos del Parque Nacional para el estacionamiento de vehículos, caravanas o remolques fuera de los lugares autorizados para ello.

h) La concesión de nuevos aprovechamientos hidroeléctricos tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

i) Las actividades mineras y extractivas, incluidas las extracciones de áridos tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, exceptuando la concesión existente de la glera Borrué en Fanlo, en la Zona Periférica de Protección. Así mismo, los trabajos de investigación, exploración o explotación con fines mineros. Por consiguiente, no se otorgarán nuevas concesiones, autorizaciones, ni permisos tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

j) Las instalaciones de producción de energía mediante aerogeneradores tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

k) La venta ambulante en el interior del Parque Nacional. 

l) La instalación de cualquier tipo de infraestructura encaminada a soporte publicitario o propagandístico en el interior del Parque Nacional, salvo en los casos de patrocinio de actuaciones contempladas en el PRUG o en planes de actuaciones del Parque Nacional. 

m) El establecimiento de tendidos eléctricos y telefónicos aéreos en el Parque Nacional. 

n) La instalación de gasoductos y oleoductos tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

ñ) La utilización de la imagen del Parque Nacional en la divulgación por cualquier medio de actividades o usos no permitidos en el mismo o contrapuestos a sus objetivos.

o) Hacer o provocar fuego tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. Se exceptúa el uso de aparatos de gas de camping para cocinar y producir luz que estén relacionados con el vivac o la pernocta en los términos previstos en el presente PRUG. 

Así mismo, se exceptúa el uso del fuego en la Zona Periférica de Protección en los términos que se establecen en la Orden anual sobre prevención y lucha contra los incendios forestales en la Comunidad Autónoma de Aragón.

p) La emisión de ruidos mediante la utilización de megáfonos, aparatos de radio o de reproducción de sonido, bocinas, silbatos, otros instrumentos o por cualquier otro medio, que puedan perturbar la tranquilidad del Parque Nacional. 

q) La utilización comercial, sin la correspondiente autorización, de las expresiones “Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido”, “Ordesa y Monte Perdido”, “Parque Nacional”, o sus fragmentos, abreviaturas o acrónimos en cualquier idioma. 

r) Las competiciones deportivas de cualquier tipo en el interior del Parque Nacional.

s) La celebración de conciertos musicales, fiestas multitudinarias y otros eventos similares tanto en el en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, excepto en las Zonas de Uso General 2 de ésta, en los casos de romerías tradicionales y en el de la suelta de ganado de Cuello Arenas.

t) El lanzamiento o precipitación de piedras u otros objetos, así como la utilización de artefactos que puedan permanecer en el aire o el transporte de éstos fuera de vehículos. 

u) El tránsito sin autorización por las Zonas de Reserva o por aquellas áreas donde se establezcan limitaciones temporales por necesidad de protección de especies catalogadas u otras necesidades de gestión. 

v) Las concentraciones parcelarias tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

w) Cualquier acción u omisión que vulnere las normas establecidas en el presente PRUG.

 

9.1.2. Para la protección de la flora y la fauna.

 

a) En el Parque Nacional, la destrucción, recolección, tala o desenraizamiento o tenencia de ejemplares de especies vegetales o partes de las mismas, incluidas las semillas, así como su comercialización y transporte, excepto en los casos contemplados en el presente Plan para como usos o aprovechamientos regulados o para la gestión del Parque. Así mismo, la introducción mediante siembra, plantación o cualquier otro tipo de propagación de especies vegetales domésticas o silvestres, salvo por motivos de gestión.

b) Tanto en el en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, la perturbación, persecución, captura, comercialización, transporte o tenencia de las especies animales silvestres, de sus despojos o fragmentos y, en el caso de especies ovíparas, de sus huevos y nidos, excepto por motivos de conservación. Se exceptúa la práctica de la caza y la pesca deportivas en la Zona Periférica de Protección. 

c) La caza y la pesca deportivas en el ámbito del Parque Nacional. Excepcionalmente, en los casos plenamente justificados, bajo la supervisión de la Administración del Parque Nacional y previo acuerdo de la Junta Rectora, podrá permitirse la captura de animales como sistema de control de poblaciones. 

d) Tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, excepto en las zonas de Uso General 2 de ésta, la introducción de especies silvestres vegetales y animales alóctonos, de cuya erradicación, en caso de haberse producido aquélla se encargará la Administración del Parque Nacional sin perjuicio de que se puedan repercutir los gastos sobre los responsables de dicha introducción.

e) La introducción de perros sueltos en el Parque Nacional, a excepción de perros en labores de rescate, perros ganaderos en labores de compañía y vigilancia del ganado y perros autorizados que puedan utilizarse por necesidades de gestión del Parque Nacional. Así mismo, la introducción en el Parque Nacional de animales domésticos o silvestres de cualquier otra especie, salvo por motivos de gestión. 

f) Tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, la instalación o construcción de cerramientos permanentes que obstaculicen el movimiento de la fauna, salvo para la conservación de hábitats o especies amenazadas, en cuyo caso se requiere la previa autorización de la Junta Rectora. Así mismo, la instalación de cercados con alambre de espino.

g) El establecimiento de parques faunísticos y piscifactorías tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección. 

 

9.1.3. Para la protección de los recursos hídricos.

a) Tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, efectuar acciones sobre el medio físico o biológico vinculado al agua que constituyan o puedan constituir una degradación del mismo. De manera particular, la desviación, retención, derivación, transformación de los perfiles longitudinales o transversales de los cauces, captación o aprovechamiento de aguas superficiales y subterráneas salvo por motivos de gestión debidamente justificados. 

b) Efectuar vertidos directos o indirectos, sin la necesaria depuración, sobre los cursos de agua del Parque Nacional o que penetren en él, así como acumular residuos sólidos o sustancias, cualesquiera que sea su naturaleza y el lugar donde se depositen, que generen fluidos que se filtren en el suelo. Con carácter excepcional y provisional se exceptúa el vertido sin depuración de las redes de saneamiento de Fanlo, Nerín, Sercué, Vio y Buisán hasta la fecha de comienzo de la aplicación de la Directiva 60/2000/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de acción en el ámbito de la política de aguas. 

c) Tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, la incorporación a las aguas de detergentes, jabones, lejías u otros tipos de sustancias biológicas, materiales o productos químicos que puedan ser tóxicos, perjudiciales o ajenos a los ecosistemas naturales. 

d) El baño y tránsito en los cursos o masas de agua del Parque Nacional, ni ninguna otra actividad acuática, tal como el descenso de barrancos o la navegación. Así mismo, el transporte fuera de vehículos de embarcaciones o útiles susceptibles de ser usados para dichas actividades. 

 

9.1.4. Para la protección del suelo y de los recursos geológicos, culturales y del paisaje.

 

a) Todas aquellas actuaciones dentro del Parque Nacional que supongan alteración del suelo, de las rocas o el relieve (movimientos de tierra, extracciones de piedras, rocas, minerales, y otras extracciones similares), excepto las necesarias para las actuaciones previstas en este Plan Rector y en sus programas de desarrollo o por necesidades de gestión, en cuyo caso los proyectos técnicos que se redacten para estas actuaciones deberán prever la restauración de los terrenos afectados. Así mismo, la tenencia de piedras, rocas, minerales o fósiles de análogas características a los presentes en el Parque. 

b) La práctica de la espeleología en el interior del Parque Nacional salvo los casos en que esté vinculada a una actividad de investigación científica o de seguimiento autorizada por la Junta Rectora. 

c) La manipulación, extracción y transporte no autorizados de restos arqueológicos y paleontológicos tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección.

d) La instalación de abrigos, parasoles, hamacas, sillas y mesas de picnic o cualquier otro artefacto móvil que sirva para la estancia al aire libre, y de cualquier elemento que produzca contaminación lumínica o visual o afecte a la armonía del paisaje en el Parque Nacional, así como el transporte fuera de vehículos de los citados útiles. Así mismo, la instalación de nuevas antenas, y pantallas de telecomunicaciones de cualquier tipo u otros artefactos sobresalientes y placas solares en el Parque salvo por motivos de gestión de éste y de seguridad de las personas. 

e) Tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, la realización de inscripciones, señales, signos y dibujos en piedras, prados, árboles, paneles informativos, elementos culturales y en general en cualquier tipo de bien mueble o inmueble, sea cual sea el procedimiento, así como el deterioro o destrucción de la infraestructura propia del Parque. 

f) Tanto en el Parque Nacional como en la Zona Periférica de Protección, especialmente en las áreas críticas de mayor fragilidad paisajística que se definan, la realización de actuaciones que disminuyan la calidad del paisaje salvo por motivos de gestión del Parque y de seguridad de las personas en cuyos casos se tratarán de realizar medidas paliativas. 

9.2. Se consideran actividades, usos y aprovechamientos compatibles con los fines del Parque Nacional los que se citan en el presente apartado.

Las actividades, usos y aprovechamientos compatibles serán regulados por la administración competente con las limitaciones precisas para la conservación del Parque de acuerdo con el régimen de autorizaciones previsto en el artículo 42 de la Ley 6/1998 de Espacios Naturales Protegido de Aragón, en la Ley 23/2003, de 23 de diciembre, de creación del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (en adelante INAGA), modificada por la Ley 8/2004, de 20 de diciembre, de medidas urgentes en materia de medio ambiente y por la Ley 9/2010 de 16 de diciembre.

Sin perjuicio de lo anterior, las autorizaciones correspondientes a la gestión ordinaria del Espacio Natural Protegido corresponderán a la Dirección del mismo o, en su caso, a la Dirección General de Conservación del Medio Natural. 

 

9.2.1 La visita

A efectos de la visita, el Parque Nacional se divide en cuatro sectores, definidos por las cuencas hidrográficas de los ríos Arazas (Sector Ordesa), Bellós (Sector Añisclo), Yaga (Sector Escuaín) y Cinca (Sector Pineta).

Durante la vigencia del presente PRUG se limitará el número de visitantes y el tipo de acceso de acuerdo con la capacidad de visita o acogida y las características propias de cada sector del Parque Nacional. El número máximo de visitantes que simultáneamente podrán permanecer en cada sector del Parque Nacional se indica a continuación, pudiendo ser estas cifras revisadas durante la vigencia del PRUG por acuerdo de la Junta Rectora y en función los resultados del seguimiento continuo de esta regulación.

La capacidad de acogida del Sector Ordesa será de 1.800 visitantes simultáneamente; la del Sector Añisclo, de 650 visitantes; la del sector Escuaín, de 325 visitantes; y la del sector Pineta, de 900 visitantes. 

Así mismo, a efectos de la visita, la Zona Periférica de Protección se divide en dos sectores, occidental (en los términos municipales de Torla, Broto y Fanlo) y oriental (en los términos municipales de Puértolas, Tella-Sin y Bielsa).

 

 

+ Declaración Parque Nacional

+ Declaración Parque Nacional

Declaración Parque Nacional: 16 de agosto de 1918.REAL DECRETO, de 16 de agosto de 1918, de declaración del Parque Nacional Valle de Ordesa, o del río Ara. (Gaceta de Madrid, nº 250, de 18 de agosto de 1918) Texto: Artículo 1º.- Se crea en España, a partir de esta fecha, a mas del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga o de Peña Santa, en los Picos de Europa asturiano leoneses, el Parque Nacional del Valle de Ordesa o del río Ara, en el Pirineo del Alto Aragón. Artículo 2º.- El Parque Nacional de la Montaña de Covadonga tendrá por límites: al Norte, los mismos de la que hasta ahora se venía considerando Montaña de Covadonga, delimitada oficialmente, desde el arroyo del Carrizal sobre el río Dobra hasta el puente sobre el río del Auseva en el principio del campo del Re Pelso mas debajo de la estación del Tranvía, siguiendo por la cumbre de toda la cuesta de Ginés, donde está la Cruz de Priona, hasta el Canto del Buitre en Biforcos y Cabezón Lloroso a la Majada de Oston y el río Cares. Por el Este, el mismo río Cares subiéndolo hasta Tras la Pandiella frente a Cordiñanes con todo el monte de Corona, a la derecha e izquierda del camino y del Cares. Por el Sur, la Pendiella, Vega Arestas, Vega Lloa, la Dorniellas y el nacimiento del río Aragón o Dobra en toda su longitud hasta el arroyo del Carrizal. Artículo 3º.- El Parque Nacional del Valle de Ordesa tendrá por límites: al Norte, todo lo largo de la cúspide de las murallas que asoman al Valle, desde Mondarruego a la Cascada de las Gradas de Soaso. Al Este, la Cascada de las Gradas de Soaso. Al Sur, desde esta Cascada a la cumbre de las Murallas, siguiendo ésta por encima de la Faja de Palay, hasta dar vista a Torla. Por el Oeste, desde donde empieza la Faja de Palay mirando a Torla, al Puente de los Navarros, Sopeliana, San Guino y Mondarruego. Artículo 4º.- El Ministerio de Fomento, a la mayor brevedad, publicará los Reglamntos correspondientes a la ejecución de cada uno de estos dos Parques Nacionales. Dado en Santander a dieciocho de agosto de mil novecientos dieciocho.

+ Decreto Regulación y Funcionamiento Parque Nacional

+ Decreto Regulación y Funcionamiento Parque Nacional

Disposiciones generales DEPARTAMENTO DE MEDIO AMBIENTE # DECRETO 117/2005, de 24 de mayo, del Gobierno de Aragón, por el que se regula la organización y funcionamiento del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. La Constitución Española configura la protección del medio ambiente como uno de los principios rectores de la política social y económica, encomendando a los poderes públicos la obligación de velar por la utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente. El Estatuto de Autonomía de Aragón, aprobado por Ley Orgánica 8/1982, de 10 de agosto, en su redacción dada por Ley Orgánica 5/1996, de 30 de diciembre, atribuye a la Comunidad Autónoma de Aragón, en su artículo 35.1.15ª, la competencia exclusiva en materia de espacios naturales protegidos, y en su artículo 37.3, la competencia de desarrollo legislativo y ejecución de la legislación básica del Estado, según lo dispuesto en el artículo 149.1.23ª de la Constitución, en materia de protección del medio ambiente, normas adicionales de protección del medio ambiente y del paisaje. A su vez, el artículo 42 del Estatuto establece que corresponde a la Comunidad Autónoma de Aragón la creación de su propia Administración Pública en relación con los artículos 35.1.1 y 35.1.5 del Estatuto de Autonomía y el artículo 3.1.a del Texto Refundido de la Ley de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, aprobado por Decreto Legislativo 2/ 2000, de 3 de julio, del Gobierno de Aragón, reconoce la potestad de autoorganización de la Administración Pública Aragonesa. La Ley 6/1998, de 19 de mayo, de Espacios Naturales Protegidos de Aragón, establece que la creación de espacios naturales protegidos debe tener como objetivo la conservación de la naturaleza y la promoción y el desarrollo socioeconómico del territorio, compatibilizando al máximo la conservación de sus valores naturales con el aprovechamiento ordenado de sus recursos y su utilización con fines científicos, educativos, culturales y recreativos. El artículo 9.4 de la citada Ley 6/1998, basándose en lo establecido por la Ley 4/1989 de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres regulaba para los Parques Nacionales un modelo de gestión conjunta por la Administración General del Estado y la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón. Dicho modelo de gestión se ha visto afectado por la Sentencia del Tribunal Constitucional 109/2004 de 4 de noviembre, por la que se declara la inconstitucionalidad de determinados preceptos de la Ley 4/1989 de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, en la redacción dada por la Ley 41/1997, de 5 de noviembre, y entre ellos aquéllos que establecen un sistema de gestión conjunta de los Parques Nacionales por la Administración General del Estado y la Comunidad o Comunidades Autónomas en cuyo territorio se encuentran situados, y que reconoce la competencia exclusiva de las Comunidades Autónomas en la gestión de los Parques Nacionales ubicados en su territorio. No obstante el efecto inmediato de la declaración de inconstitucionalidad de los preceptos citados por la Sentencia del Tribunal Constitucional, ésta determina que la declaración de inconstitucionalidad de algunos de sus preceptos no lleva aparejada la inmediata declaración de nulidad, la cual se difiere hasta el momento en que las Comunidades Autónomas regulen las modalidades de gestión de los Parques Nacionales de su competencia. Por tanto, la efectividad material última pasará a depender de la propia actuación de la Comunidad Autónoma que se ve obligada a configurar, mediante una regulación ex novo y articulada a través de este Decreto, la forma de gestionar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Previamente, la Ley 8/2004, de 20 de diciembre, de medidas urgentes en materia de medio ambiente modificó el artículo 9.4 de la Ley 6/1998 de 19 de mayo, de Espacios Naturales Protegidos de Aragón, estableciendo a estos efectos que los Parques Nacionales serán gestionados por la Comunidad Autónoma de Aragón y que cada uno de ellos contará con un Patronato, una Junta Rectora y un Director. La gestión de cada Parque se efectuará a través de la Junta Rectora, cuya composición y competencias serán determinadas reglamentariamente, previendo que, en dicha Junta, participará la Administración General del Estado. El Director del Parque será el encargado de la administración y coordinación de las actividades y será nombrado por el Gobierno de Aragón. A su vez, el Presidente del Patronato será nombrado por el Gobierno de Aragón. Con base en dicha regulación, el presente Decreto regula un modelo de gestión más adecuado a la distribución territorial de la Comunidad Autónoma de Aragón estableciendo una Junta Rectora, compuesta por miembros del Gobierno de Aragón, de los municipios interesados, de la Comarca donde se encuentra situado el Parque Nacional y de un representante del Ministerio de Medio Ambiente. Por otra parte, se regula la composición y funciones del Patronato, como órgano consultivo y de participación, formado por representantes de la Comunidad Autónoma de Aragón y de la Administración General del Estado y por representantes de distintos organismos y asociaciones vinculadas con la conservación y el desarrollo del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Por ello, a propuesta del Consejero de Medio Ambiente, y previa deliberación del Gobierno de Aragón, en su reunión del día 24 de mayo de 2005, DISPONGO: Artículo 1. Objeto. El presente Decreto tiene por objeto regular la organización y funcionamiento del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Artículo 2. Gestión del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. La gestión del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se efectuará por la Comunidad Autónoma de Aragón a través de los siguientes órganos: —La Junta Rectora. —El Patronato. —El Director del Parque. Artículo 3. Junta Rectora. La Junta Rectora es el órgano encargado de la gestión del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido de acuerdo con la composición y funciones definidas en los artículos siguientes. Artículo 4. Composición de la Junta Rectora. La Junta Rectora será designada por el Gobierno de Aragón y estará constituida por los siguientes miembros: —El Consejero competente en materia de medio ambiente. —Dos vocales del Gobierno de Aragón. —Dos vocales; uno a propuesta de los municipios incluidos dentro del ámbito territorial del Parque y otro a propuesta de la Comarca. —Un vocal perteneciente a la Administración General del Estado. —El Director del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido que actuará como secretario con voz pero sin voto. Artículo 5. Constitución y régimen de funcionamiento de la Junta Rectora. 1. La Junta Rectora quedará válidamente constituida en el momento en el que el Gobierno de Aragón designe a los representantes de las diferentes Administraciones interesadas y se haya reunido por primera vez, a iniciativa del Consejero competente en materia de medio ambiente. 2. La Presidencia de la Junta Rectora recaerá en el Consejero competente en materia de medio ambiente quien dirimirá con su voto los empates a efectos de adoptar los acuerdos que se deriven del ejercicio de las funciones reguladas en el artículo siguiente. 3. La organización y funcionamiento de la Junta Rectora se regirá por lo dispuesto en la Ley 30/92, de 26 de noviembre de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, en su redacción dada por la Ley 4/1999 de 13 de enero y por el Decreto Legislativo 2/2001, de 3 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón. Artículo 6. Funciones de la Junta Rectora. Las Junta Rectora tiene asignadas las siguientes funciones: a) Elaborar los diversos instrumentos de planificación, así como sus modificaciones y revisiones. b) Aprobar el plan anual de trabajo e inversiones, que contendrá el orden de prioridad de las diferentes actividades a realizar. c) Aprobar, previo informe del Patronato, los planes sectoriales que, en su caso, desarrollen el Plan Rector de Uso y Gestión. d) Proponer a las Administraciones Públicas competentes los convenios de colaboración que se estimen necesarios para ejecutar el plan anual de trabajo e inversiones y los planes sectoriales. e) Proponer al órgano competente por razón de la materia los proyectos de obras, trabajos o aprovechamientos que se considere necesario realizar y no figuren en el Plan Rector de Uso y Gestión. f) Aprobar los pliegos de condiciones técnicas relativos a concesiones de servicios, adjudicaciones de aprovechamientos y autorizaciones de uso a terceros. g) Establecer el régimen de funcionamiento de las instalaciones y servicios del Parque Nacional, velando por el correcto uso de sus signos externos identificativos. h) Realizar, a la vista del preceptivo informe del Patronato, la propuesta de distribución de ayudas y subvenciones en el área de influencia socioeconómica del Parque Nacional. i) Prestar conformidad a la memoria anual de actividades y resultados que el Director del Parque Nacional ha de elevar al Patronato. j) Supervisión y tutela de la dirección, administración y conservación del Parque. k) Proponer el nombramiento del Director del Parque al Gobierno de Aragón. l) El informe sobre las propuestas de financiación provenientes de aportaciones o donaciones de personas físicas o jurídicas destinadas a mejorar el espacio protegido y su área de influencia socioeconómica. m) Promover las propuestas de modificación de límites del Parque Nacional. n) Todas aquellas actuaciones que se consideren necesarias para el mejor cumplimiento de los objetivos del Parque Nacional. Artículo 7. Patronato. Para velar por el cumplimiento de las normas establecidas en interés del Parque se constituirá el Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido como órgano consultivo y de participación social en el que estarán representados las diferentes Administraciones públicas y aquellas instituciones, asociaciones y organizaciones relacionadas con el Parque o con la protección del medio natural. Artículo 8. Constitución y régimen de funcionamiento del Patronato. 1. El Patronato quedará válidamente constituido en el momento en el que las administraciones y organizaciones interesadas designen a sus representantes y se haya reunido por primera vez, a iniciativa de la Comunidad Autónoma de Aragón. 2. El Patronato, que a efectos administrativos estará adscrito al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, podrá constituir en su seno una Comisión Directiva, que asumirá las funciones que se establezcan en su Reglamento de régimen interior. 3. El Presidente y el Vicepresidente del Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido serán nombrados por el Gobierno de Aragón. 4. El Secretario del Patronato será un funcionario de la Administración de la Comunidad Autónoma, con voz pero sin voto. 5. El Patronato podrá constituir Grupos de Trabajo especí- ficos en diferentes materias relacionadas con la conservación y desarrollo socioeconómico del entorno, todo ello sin perjuicio de lo establecido en sus normas de funcionamiento interno. 6. La organización y funcionamiento del Patronato se regirá por lo dispuesto en la Ley 30/92, de 26 de noviembre de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, en su redacción dada por la Ley 4/1999 de 13 de enero y por el Decreto Legislativo 2/2001, de 3 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón. Artículo 9. Composición del Patronato. 1. El Pleno del Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido estará constituido por los siguientes miembros: —Presidente. —Vicepresidente. —Cuatro representantes del Gobierno de Aragón. —Un representante designado por la Comarca en la que se ubica el Parque Nacional. —Cuatro representantes de la Administración General del Estado. —Un representante de la Diputación Provincial de Huesca. —Un representante de cada uno de los municipios integrados dentro del ámbito territorial del Parque. —El Director del Parque. —Un representante de la Universidad. —Un representante del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. —Dos representantes de asociaciones aragonesas que por sus Estatutos se dediquen a la conservación de la naturaleza, elegidos por ellas mismas. —Un representante de asociaciones ganaderas, elegido entre ellas mismas. —Un representante de los titulares de propiedades particulares comprendidas dentro del Parque, que será elegido entre ellos mismos. —Un representante de la Federación Aragonesa de Monta- ña. —Un representante del Consejo de Protección de la Naturaleza. —El Secretario. 2. El Patronato constituirá una Comisión Directiva formada por: —El Presidente del Patronato. —El Vicepresidente del Patronato. —Un representante del Departamento de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón competente en materia de medio ambiente. —Un representante de las Entidades Locales incluidas dentro del ámbito territorial del Parque. —Un representante de los miembros del Patronato elegido por ellos mismos, excluidos los miembros de las diferentes Administraciones. —El Director del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. —El Secretario del Patronato. —Podrá asistir con voz pero sin voto un representante de los titulares de propiedades particulares comprendidas dentro del Parque. Artículo 10. Funciones del Patronato. Serán funciones del Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: a) Velar por el cumplimiento de las normas que afecten al Parque Nacional. b) Promover y realizar cuantas gestiones considere oportunas en favor del Parque Nacional. c) Informar preceptivamente, y con anterioridad a su aprobación, los distintos instrumentos de planificación. En concreto, el Patronato informará preceptivamente el Plan Rector de Uso y Gestión y sus revisiones, así como los planes sectoriales específicos derivados del mismo que le proponga la Junta Rectora. d) Aprobar la memoria anual de actividades y resultados, proponiendo las medidas que considere necesarias para corregir disfunciones o mejorar la gestión. e) Informar los planes anuales de trabajo e inversiones a realizar. f) Informar sobre cualquier clase de proyectos, trabajos, obras o planes de investigación que se pretendan realizar en el interior del Parque que no estén incluidos en los correspondientes planes. g) Informar los pliegos de condiciones técnicas relativos a concesiones de servicios, adjudicaciones de aprovechamientos y autorizaciones de uso a terceros. h) Informar los proyectos de actuación a realizar en el área de influencia socioeconómica. i) Fomentar el estudio y la investigación de los recursos naturales y el conocimiento y disfrute público del Parque, promoviendo el respeto a sus valores y la educación ambiental. j) Informar las propuestas de modificación de límites del Parque Nacional. k) Proponer normas para la más eficaz defensa de los valores del Parque Nacional. l) Proponer medidas de difusión e información de los contenidos y valores del Parque Nacional. m) Elaborar, aprobar y modificar su propio Reglamento de Régimen Interior. n) Cualquier otra función encaminada a un mejor cumplimiento de los objetivos del Parque Nacional. Artículo 11.—Director del Parque. 1. El Director del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido será designado, previo acuerdo de la Junta Rectora, por el Gobierno de Aragón. 2. El Director será el encargado de la administración y coordinación de las actividades del Parque. Disposición Transitoria Unica. Constitución del Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. En el plazo de 30 días desde la entrada en vigor del presente Decreto, las diferentes administraciones públicas, instituciones o entidades deberán proceder a designar a sus representantes en el Patronato tal y como establece el artículo 8 del presente Decreto. A estos efectos, la Dirección General que tenga atribuidas las competencias en materia de espacios naturales protegidos comunicará, con la antelación suficiente, a todas las entidades y órganos con representación en el Patronato, la apertura del plazo para la designación de sus representantes. Disposición Final Unica. Entrada en vigor. El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial de Aragón». Zaragoza, 24 de mayo de 2005.

noticias

Ordesa y otros en Fitur

Aragón se muestra en FITUR como potencia del turismo sostenible y de naturaleza. El stand con forma de árbol recibe hasta el domingo a los más de 230.000 profesionales y visitantes que se prevén en la feria de turismo.... https://goo.gl/BPyKsN

Autorizaciones fotos Quebrantahuesos

Fotografiar al quebrantahuesos en el los Pirineos no es tarea fácil. Y además requiere solicitar una autorización al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) si se quiere hacer en un lugar óptimo para ello como es El Cebollar, en Torla. Para captar imágenes de esta ave protegida, incluida en Catálogo Español de Especies Amenazadas así como en el de Especies Amenazadas de Aragón como “especie en peligro de extinción”, es necesario tramitar esta solicitud, que en los últimos años tiene una alta demanda para los 10 permisos que se conceden anualmente para fotografiar a los quebrantahuesos en el valle de Ordesa. Ampliación en: https://goo.gl/WEzRGp

Redes sociales